Notas sobre la determinación e implementación de utillajes de exclusión en plagas peri-domésticas

Cada vez más se nos demanda el control de instalaciones mediante sistemas de control integrado de plagas en los que se busca la priorización de medidas alternativas a la utilización de productos químicos. Quizá antaño a este tipo de prácticas no se le daba la importancia que en la actualidad tienen como consecuencia de los productos, herramientas o  mentalidad que existía, pero lo cierto es que actualmente la importancia de estos sistemas es vital.

Cuando este tema los combinamos con la complejidad que entraña solucionar un problema relacionado con plagas peri-domésticas (Periplaneta americana, Blatta orientalis, Rattus norvergicus) se pone de manifiesto lo importante de “echar mano” de las técnicas de control integrado para implementar los métodos de exclusión profesionales que están a nuestro alcance.

Siempre que encontremos alguna situación en la que se requiera de la instalación de sistemas de exclusión  debemos recordarnos a nosotros mismos que no existe un único método de control válido (Sea mecánico, físico o químico), hay que ver todo el sistema de control de plagas como un conjunto de medidas que se complementan entre sí en el que el éxito se garantiza únicamente con la alternancia y la elección correcta en cada momento preciso de la medida a implementar. La implementación de métodos alternativos a los biocidas son de gran ayuda para controlar todo tipo de plagas pero no necesariamente han de ser indispensables, de la misma manera que no siempre los métodos de exclusión van a solucionar todos nuestros problemas si no recurrimos a la aplicación de biocidas.

Un factor importante a recordar es el concepto de “plaga peri-doméstica”. Cuando nos referimos a este tipo de plaga hablamos de vectores cuyo hábitat no se encuentra necesariamente en la zona donde se ha producido el avistamiento. Es en este punto cuando tenemos que ampliar nuestro rango de interpretación del problema y buscar el porqué de cada situación, por eso; y antes de describir algunos de los métodos o utillajes de exclusión que he utilizado y utilizo día a día, creo que es importante comprender una serie de conceptos que pueden sernos útiles a la hora de realizar un buen diagnóstico.

 El principio de razón suficiente.

Todo problema que nos encontremos en nuestro trabajo ha de tener una explicación. Cuando abordamos problemas de plagas peri-domésticas conocer los puntos de entrada de la plaga a la zona de control se antoja imprescindible.  El principio de razón suficiente; aplicado a nuestro ámbito de forma simplificada, viene a decir que; jamás ocurre algo sin que exista una causa o al menos una razón determinante que hemos de buscar y comprender.  Si partimos de la premisa que el hábitat de la plaga objeto de control no se encuentra en la dependencia a controlar, tiene que existir algún punto que la permita acceder hasta la zona del problema. Cualquier evento relacionado con una plaga que pueda parecer azaroso, en realidad siempre tiene una explicación suficiente. Cuando no somos capaces de comprender dicho evento, lo que realmente ocurre es que no conocemos por completo los hechos por los que se ha dado. Esto significa que nos falta información y por tanto se requerirá de una inspección a fondo de la zona a controlar para comprender qué ocurre.

Visto de otro modo y aplicando este principio, si en una caja cuadrada tenemos un agujero por donde entran ratas sabremos que el problema lo encontramos tanto en la presencia del roedor como en el agujero que propicia esa entrada. A su vez comprendemos que una vez eliminada la rata y tapado ese agujero las posibilidades de re-entrada a la caja se reducen de manera drástica. Pues bien, en este caso hemos analizado el hecho (presencia de la rata) y la causa (presencia de agujero) y gracias al análisis alcanzamos la solución completa del problema.

En general se trata de extrapolar el ejemplo de la caja a cualquier dependencia afectada por plagas peri-domésticas con la que tengamos que lidiar con el objetivo único de alcanzar el origen del problema y buscar una solución total del mismo. Soy consciente de que en la práctica no resulta tan sencillo, pero independientemente de ello la aplicación del principio de razón suficiente puede ayudarnos en multitud de tratamientos.

 Diagnóstico de situación

No profundizaré demasiado en esta cuestión pues por todos es conocida la importancia de un buen diagnóstico de situación, solo comentar que conocer la plaga con la que se va a trabajar, su hábitat específico, la disposición de la dependencia y sus redes de suministros, los hábitos de las personas que lo habitan o hacen uso de él, y en general todos los aspectos que normalmente tomamos en cuenta cuando realizamos nuestros diagnósticos, han de estudiarse al detalle para buscar esos posibles puntos de acceso que nos hacen la vida imposible para posteriormente implementar las medidas de las que disponemos.

Hay que recordar que todo el mundo es capaz de colocar cuatro puntos de gel insecticida. Lo realmente complejo es saber dónde, cuándo, cómo y porqué.

Algunas medidas de exclusión a nuestro alcance

Mallas exclusoras

Uno de los complementos más interesantes en cuanto a métodos de exclusión con los que he trabajado es la malla XCLUDER. Uno de los aspectos que más captaron mi atención fue que dicha malla ha pasado unos tests elaborados por la USDA (United States Department o Agriculture) y me parece importante reseñar que los estudios de laboratorio; realizados con Mus musculus y Rattus norvergicus, han ofrecido buenos resultados, ya que en los días de estudio ninguna barrera pudo ser franqueada por estas plagas. Su capacidad antioxidante hace a su vez que su utilización en zonas con alta cantidad de humedad o presencia de agua permita su durabilidad.

Diré a su vez que es bastante maleable i se adapta muy bien en infinidad de orificios. Con este tipo de malla evitamos la instalación de sistemas alternativos deficientes como el que se oberva en la imagen, pues como se observa quedan orificios en el centro de todo el mallado que permite el paso de roedores (las bolsas de grano están vacías).

Pastas selladoras

Las pastas selladoras (Aquaplast®, siliconas, etc.) son otro de esos elementos que no deberían faltar nunca en nuestra bolsa de herramientas. Un buen tubo de silicona; preferiblemente de tipo multi-superficies, siempre puede solucionar muchos problemas de entrada de plagas peri-domésticas, siempre y cuando su instalación se realice de forma correcta. En la imagen se observa un deficiente sellado que permite el paso de Periplaneta americana desde la holgura de un tubo de desagüe de un WC.

Si bien es cierto que existen infinidad de pastas selladoras, en la actualidad se están fabricando siliconas con cuerpos combinados con fibras de acero inoxidable que conservan las propiedades típicas de una silicona normal, pero que confieren una resistencia mayor de lo normal permitiendo crear barreras de exclusión más que correctas para el control de roedores.

He de decir que personalmente la pasta Sakarat Rodent Barrier me ha dado muy buenos resultados, tanto en la exclusión de roedores como de cucarachas

Morteros, cementos y similares

Este tipo de elementos de exclusión son muy usados, sobre todo por la resistencia que confieren a aquellas medidas pensadas para el control de roedores. Cuando se trata de tapar orificios de mucho diámetro son los más indicados dado que su coste es relativamente bajo.

Si los orificios a tapar no tienen mucha profundidad y el problema a controlar es de roedores no está de más mezclar la pasta con vidrio roto o algún otro elemento punzante para evitar que puedan roer la mezcla instalada, ya no tanto por la capacidad “sobre humana” de las ratas, sino básicamente porque las zonas en las que se acostumbran a usar con más frecuencia son terminales de bajantes, contadores, etc.; zonas en las que la humedad acostumbra a ser muy elevada, y en las que el deterioro como consecuencia de las condiciones ambientales es más probable.

Mosquiteras

Este tipo de elemento conocido por excelencia para la exclusión de mosquitos también es válido para el control de otro tipo de vectores. Como nota a tener en cuenta está el considerar la superficie de los orificios de la tela en función de la plaga a excluir y el material de fabricación de la misma. Con una mosquitera de PVC podemos tener suficiente para controlar cualquier plaga de mosquitos, pero cuando se trata de un problema de roedores (que existen) si no se instala una malla de acero la supervivencia de la tela tiene los días contados.

Burletes:

Los podemos encontrar de diversos tipos, con escobilla, con gomas, de plástico, metálicos, etc. En cualquier caso nos permiten solventar problemas de entrada tanto de roedores como de insectos. Al igual que las mosquiteras, será importante seleccionar el material de fabricación en función del vector a excluir.

Dattalogers de temperatura y humedad

Un “Dattaloger” es un dispositivo que registra datos en un periodo de tiempo concreto. Si  bien es cierto que el aparato en sí no va a excluir de forma directa a una plaga concreta, los resultados que nos muestre van a influir mucho en las medidas de exclusión ambientales a implementar.

Es cierto que es una que  raras veces es utilizada por el coste que conlleva en actuaciones normales,  pero cuando se trata del control de organismos bióticos en instalaciones delicadas; como archivos documentales o similares, resulta un complemento de gran utilidad. Psòcidos o lepismas; organismos susceptibles a las condiciones de temperatura y humedad, se pueden reducir de forma considerable con un control correcto de las condiciones ambientales. Reduciendo estas condiciones eliminamos y evitamos la entrada y proliferación de este tipo de organismos.

Cabe destacar que otros vectores como Cucaracha americana u oriental también tienen preferencias en cuanto a temperatura y humedad, por lo que el control de estas últimas puede favorecer a la hora de evitar la entrada de las mismas.

El aplicador aplica, el técnico analiza

Comprender que la solución a un problema radica en el análisis de todos los aspectos relevantes del mismo; más allá de la elección de un biocida de amplio espectro, es parte fundamental de nuestro trabajo. Debemos ser capaces de comprender cada problema en su conjunto y plantear aquellas soluciones que mejor se adapten a cada problemática concreta.

El valor añadido de nuestros servicios no radica en un listado de productos determinados sino en una formación técnica concreta.

Roberto Gómez Artime

BCNplagas Tratamientos Profesionales, S.L.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *