La importancia de un buen diagnóstico frente a Periplaneta americana

Cuando nos enfrentamos a un problema de cucarachas; independientemente de la localización, quizá los relacionados con Cucaracha americana son los que mayores quebraderos de cabeza dan a los profesionales de nuestro sector. Plagas que nunca acaban de eliminarse, reentradas constantes cuando hay aumentos de temperaturas o de lluvias, clientes que llaman a diario por que no se soluciona su problema o reclamaciones por que no se ha arreglado nada son solo algunas de las situaciones que nos podemos encontrar cuando un tratamiento de este tipo no se aborda como se debe.

Durante muchos años he aprendido que cada problema que se nos presenta cuando hablamos de control de cucarachas es diferente y que nunca se debe dar nada por sentado si no tenemos pruebas fehacientes de que nuestro planteamiento es el correcto. Por ello es importante hacerse algunas preguntas antes de empezar un tratamiento.

¿Cucaracha doméstica o peri-doméstica?

Algo importante a tener en cuenta cuando se realizan o plantean tratamientos frente a cucarachas es conocer si pertenece a una especie de tipo doméstico (cucaracha alemana, cucaracha banda marrón) o peri-doméstico (cucaracha americana, cucaracha oriental).

Plagas como la de Blatella germánica son de lo más frecuente que podemos encontrar por lo que su tratamiento se puede llegar a convertir en algo sistemático dado que su biología y comportamiento es bien conocida por todos, y a su vez las zonas de agregación; bien sea en viviendas o locales (sin tomar en consideración ahora los diferentes estadios), suelen ser siempre muy similares. Blatella germánica es una de esas cucarachas consideradas como plaga doméstica puesto que necesita de la actividad del hombre para sobrevivir. Esto significa que su hábitat se encuentra ubicado en la zona donde existe el problema y por tanto será donde aplicaremos directamente nuestro tratamiento y/o medidas de control. Si la población de cucarachas es en su origen 100 y podemos tener un acceso a su totalidad (sin tener en cuenta factores de reentrada) las posibilidades de éxito son muy elevadas.

Sin embargo, con plagas de Periplaneta americana el juego es algo distinto. Ya no hablamos de una cucaracha doméstica cuyo hábitat principal se encuentre en el interior de viviendas o establecimientos, se trata de una plaga de tipo peri-doméstico cuyo hábitat principal no tiene que encontrarse necesariamente en la zona que nos disponemos a tratar, con lo cual, si no buscamos el punto de origen de la misma difícilmente podamos acabar completamente con el problema.

Tener en cuenta la diferenciación entre plaga doméstica o peri-doméstica es de vital importancia a la hora de preparar un buen plan de tratamiento. Una vez entendido de qué tipo de plaga se trata debemos plantearnos la siguiente cuestión.

¿Cómo han llegado hasta aquí?

Otro factor importante es entender cuál es el hábitat por excelencia de esta cucaracha. Alcantarillado, arquetas de suministros y similares son las zonas donde mayor concentración de Cucaracha americana podemos encontrar. Para entender la plaga que padece nuestro cliente hemos de entender de dónde viene y cómo ha conseguido entrar. Sin al menos algún indicio de esto no solo no podremos asegurar una eliminación completa, sino que también resultará difícil garantizar una reducción del grado de afectación.

Desde que realizo tratamientos contra Periplaneta americana diría que en el 90% de las veces la entrada a las instalaciones de mi cliente se debía a algún tipo de deficiencia estructural en tabiquería, cajones de bajantes o de suministros. En encontrar estas deficiencias está la clave para que un tratamiento frente a Cucaracha americana tenga éxito. Se ha de aplicar la lógica y buscar aquellas zonas que comuniquen a nuestro cliente con el alcantarillado, arquetas comunitarias o similares. Generalmente cocinas y baños son buenos lugares por donde empezar, pues la red de aguas fecales que va hasta los colectores empieza en ellos. Un buen monitoreo de la zona nos dará información sobre aquellas posibles ubicaciones que estén propiciando un acceso a la instalación.

¿Cómo proceder con el tratamiento?

En función de si existe la posibilidad o no de implementar medidas estructurales en la zona a tratar deberemos optar por un método u otro de control. En general la combinación de ambas siempre será lo recomendable, no obstante cuando esto no es posible la utilización de productos que nos aseguren una buena durabilidad o persistencia serán los más recomendados para mantener a raya la reentrada de Cucaracha americana a la zona a controlar.

Es importante entender que en la época de mayor actividad de Cucaracha americana casi con toda probabilidad será indispensable realizar más de un control en la zona para mantener a raya a la plaga.

¿Control o erradicación?

Recibo muchas llamadas de clientes descontentos con antiguos servicios de control de plagas por garantías que finalmente no han podido cumplir las empresas, por esa razón creo que el término erradicación no debería salir de nuestra boca de forma frecuente cuando hablamos sobre plagas y menos cuando tratamos con Cucaracha americana.

Hay que ser realista con cada problema y es importante plantear a nuestro cliente la problemática de la situación y hacerle entender que en principio el objetivo se centrará en reducir los niveles de población pues existen infinidad de factores; más allá de las medidas químicas a utilizar, que son los que propician este tipo de plagas, y que por tanto un buen control es la única herramienta que puede llevarnos a eliminar por completo un problema.

No hemos de temer ser sinceros con nuestro cliente al decirle que su problema de plagas no va a eliminarse de un día para otro, pues al final esto se traduce en un sobrecoste para nuestra empresa. Comprender que el técnico en control de plagas es un técnico y no un “exterminador” es algo que hemos de recordar cada vez que nos encontramos con una situación de plagas compleja, y a su vez es importante que el cliente lo entienda.

Caso práctico

Vivienda residencial situada en planta baja de la provincia de Barcelona. Mes de Julio. Existe problema con Periplaneta americana desde hace 5 años tras una reforma en los bajantes de la finca. La zona en la que se encuentran los problemas son cocina (armario bajo pica) y WC. Cocina y WC están uno junto a otro, y entre ambos pasa un cajón de servicio por el que discurren bajantes comunitarios y tubos de agua.

Se realiza un monitoreo en ambas zonas, se colocan 2 trampas de control en cocina, 2 en WC y se dejan a su vez dos trampas de captura en los lados más opuestos de las zonas presumiblemente afectadas. Tras dejar pasar 10 días se observa que tanto en cocina como en WC las trampas presentan múltiples capturas, mientras que en las 2 más alejadas no se aprecia presencia.

Una vez confirmada la presencia se procede a realizar una nueva inspección y se observa una holgura entre los tubos de desagüe y la pared. En WC se observa que tras el wáter existe un cajón de obra cuya borada está muy deteriorada y en la que hay orificios. Se comenta al propietario el problema y se toma la decisión de abrir el cajón del wáter y repicar el tubo de desagüe de la cocina. Se observa una comunicación muy clara con patinejo de servicio, zona en la que se observan numerosas ootecas de Periplaneta americana así como adultos y ninfas.

Tras observar todo lo comentado se realiza una aplicación mediante cebo insecticida evitando la pulverización líquida para no generar un efecto desalojo que afectase al resto de viviendas de la finca. Posteriormente se tapan los orificios realizados y se procede con un monitoreo para observar el estado del problema a los 15 días. El resultado del monitoreo final es de presencia 0.

En este caso concreto muy probablemente cuando se realizó la conexión con la vivienda quedó una holgura con los desagües de WC y cocina que propiciaba la entrada a la vivienda. Tras desinsectar la zona y subsanar las deficiencias estructurales no se ha vuelto a detectar problemas en el interior de la vivienda, no obstante existe constancia de problemas en otras viviendas a diferentes alturas en el mismo edificio y en las mismas zonas (cocina y wc). Este dato remarca la importancia de un buen diagnóstico y la implementación conjunta de medidas químicas y estructurales frente a Cucaracha americana.

Roberto Gómez Artime
BCNplagas Tratamientos Profesionales, S.L.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *